El árbitro italiano Nicola Rizzoli, que dirigió la final entre Alemania y Argentina, ratificó su decisión de no cobrar penal a favor de los albicelestes por el choque entre Manuel Neuer y Gonzalo Higuaín.

"Respecto de esa jugada, Neuer llega primero a la pelota. Gonzalo protestó en el momento, pero, cuando terminó el partido, tanto él como los otros argentinos me felicitaron diciéndome que había arbitrado de manera perfecta", dijo Rizzoli.

La prensa argentina apuntó de inmediato contra el árbitro italiano argumentando que esa jugada debió ser penal y expulsión del portero.

Rizzoli reconoció que se equivocó al cobrar falta de Higuaín. "Me di cuenta cuando volví a ver las imágenes. Eso debo decirlo".

No hay contenido en este grupo.